SALUD: Toxicidad de la vitamina E, ¿qué debes saber?

La vitamina E puede ser tóxica si se suplementa de forma inadecuada. Lo mejor es incluirla en la pauta por medio de alimentos, como el maíz o el cacahuete.

La vitamina E es un nutriente fundamental para el organismo, pero puede generar toxicidad. Es posible experimentar una sobredosis si se superan los máximos diarios establecidos, por lo que habrá que tener mucho cuidado con los suplementos de dicha sustancia.

Es clave destacar que los micronutrientes se mantienen siempre en unos rangos de concentración relativamente estrechos dentro del organismo. Lo mejor es plantear una dieta variada y equilibrada para asegurar que no se experimentan déficits, aunque en algunos casos es preciso suministrar un aporte extra. Un ejemplo serían los deportistas.

Funciones de la vitamina E

De acuerdo con un estudio publicado en la revista IUBMB Life , la vitamina E puede actuar en el organismo como un poderoso antioxidante. Contribuye a neutralizar la formación de radicales libres y su posterior acumulación en los tejidos. Gracias a ello, se reduce el riesgo de experimentar patologías crónicas.

Por otra parte, la vitamina E también colabora en el mantenimiento de la inmunidad. Activa las células relacionadas con el sistema de defensa. Una investigación publicada en la revista Nutrients lo corrobora.

Se investiga también si un consumo suficiente de este elemento podría contribuir a prevenir patologías neurodegenerativas, o al menos facilitar su manejo. Se especula con que el poder antioxidante contribuya a mantener un estado de homeostasis, evitando la progresión de la degeneración neuronal.

Fuentes de vitamina E

Podemos encontrar en la dieta varios alimentos con alto contenido en vitamina E. Un ejemplo serían los aceites de soja, de girasol, de cártamo y de maíz.

También las semillas de girasol, las almendras, las avellanas y la mantequilla de cacahuete destacan por concentrar dosis elevadas de dicho elemento. Por último, destacaríamos vegetales como los kiwis, los tomates, las espinacas y el brócoli.

¿Se puede sufrir sobredosis de vitamina E?

La vitamina E cuenta con un carácter liposoluble, por lo que se puede acumular en los tejidos del organismo. Esto provoca que dosis muy elevadas, consumidas de manera crónica, generen toxicidad. Aunque no se trata de un escenario frecuente, provocaría complicaciones.

Toxicidad por vitamina E

La cantidad máxima tolerable de vitamina E para los humanos es de 1000 mg al día. A partir de aquí, el riesgo de experimentar toxicidad o sobredosis aumenta, por lo que no conviene suplementarse por encima de estos valores.

Cabe destacar que tampoco es positivo suplementar con vitamina E en todos los contextos. Por ejemplo, no conviene su consumo en dosis elevadas de forma crónica en atletas.

De lo contrario, podrían reducirse las adaptaciones musculares posteriores al ejercicio, por causa de su elevado efecto antioxidante. Un estudio publicado en International Journal of Environmental Research and Public Health lo confirma.

En sí, la persona que sufre toxicidad por la vitamina E puede presentar hemorragias aumentadas. Esto es así porque la sustancia interfiere con la capacidad anticoagulante natural de la sangre. En este sentido, se incrementaría el riesgo de padecer un accidente cerebrovascular.

Interacción con medicamentos

La vitamina E en exceso es capaz de interactuar con fármacos que la persona esté consumiendo. Recordando lo que ya acotamos antes, es válido recalcar que la toxicidad potencia la acción anticoagulante de la aspirina y la warfarina.

También se ha registrado interacción con el tamoxifeno, una medicación indicada en el tratamiento del cáncer de mama. Es así que las pacientes con esta patología oncológica deben recibir dosis medidas de suplementos vitamínicos. Además, hay interacción con los inmunosupresores, así que aplica el mismo criterio para los pacientes trasplantados.

¿Cómo suplementar con vitamina E para evitar la toxicidad?

Los suplementos de vitamina E son beneficiosos para aquellas personas que hayan desarrollado un déficit de la misma. También para pacientes con patología inflamatoria o con problemas para absorber grasas por alguna alteración de la capacidad funcional intestinal.

Incluso en atletas se podría valorar, solo cuando el estado de fatiga sea muy elevado. Aunque en estos casos no se recomienda extender la ingesta más allá de 2 semanas.

Eso sí, muchas personas consumen este tipo de suplementos con el objetivo de mejorar el aspecto de su piel o de su pelo. Incluso con el fin de potenciar la función inmunitaria. Pero para ello no siempre es necesario.

Existen varias alternativas con menor riesgo de toxicidad. Suele ser eficiente plantear una dieta variada y equilibrada.

La vitamina E puede generar toxicidad

La vitamina E es indispensable para el organismo. A pesar de ello, podría ser tóxica cuando se superan ciertas dosis de manera sostenida, debido a su capacidad para acumularse en el medio interno. Algo parecido pasa con la vitamina A, por lo que no se recomienda la suplementación crónica con ambos elementos.

Es clave destacar que suele ser más frecuente experimentar déficits de estos nutrientes que sobredosis. Tampoco son estos escenarios beneficiosos. Cuando las concentraciones de las vitaminas descienden se experimentan problemas relacionados con el equilibrio oxidativo.

Fuente: Mejor con salud

También te puede interesar:

Autorregeneración, de lo que nuestro cuerpo es capaz

Mal aliento, diagnóstico y tratamiento

Las 7 principales causas de la infertilidad femenina

Compartir este post en:

0 responses on "SALUD: Toxicidad de la vitamina E, ¿qué debes saber?"

Leave a Message

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

© Instituto INFODECH – Todos los derechos reservados

X