PSICOLOGÍA: ¿Qué son las habilidades sociales? (1/2)

Qué son las habilidades sociales

La definición de habilidades sociales es muy amplia y realmente no existe una definición determinada. Sin embargo, podemos decir que las habilidades sociales son un conjunto de conductas y capacidades sociales aprendidas, que se manifiestan en situaciones interpersonales, es decir, son estrategias o nociones sociales adquiridas, que nos ayudan a resolver situaciones de manera efectiva y estructurada con las demás personas. Estas conductas, correctamente desarrolladas, implican tener en cuenta normas sociales y normas legales del contexto sociocultural en el que se actúa, así como criterios morales.

Desarrollar habilidades sociales en uno mismo es fundamental para conseguir unas relaciones sociales óptimas. Una adecuada puesta en práctica de las habilidades sociales es beneficiosa para:

  • aprender a expresarte,
  • comprender a los demás personas,
  • mejorar nuestro bienestar,
  • conseguir que las demás personas no nos impidan lograr nuestros objetivos,

y nos permite:

  • interactuar y relacionarnos correctamente con los demás, de forma efectiva y mutuamente satisfactoria.
  • expresar nuestros sentimientos, nuestros deseos, opiniones o derechos de modo adecuado y asertivo.
  • tener en cuenta las necesidades e intereses de todo el mundo.
  • encontrar la solución más satisfactoria para todos ante un problema.

Tipos de habilidades sociales

Saber relacionarse y disponer de una serie de habilidades sociales es fundamental porque en la mayoría de las ocasiones evitaremos malentendidos y conflictos.

Se pueden dividir en 2 tipos, las habilidades sociales básicas y las habilidades sociales avanzadas.

Habilidades sociales básicas son:

  • Saber escuchar.
  • Iniciar y mantener conversaciones.
  • Hacer preguntas.
  • Dar las gracias.
  • Presentarte y presentar a otras personas.
  • Hacer un cumplido.

Habilidades sociales avanzadas son:

  • Empatía o la capacidad de ponerte en el lugar de la otra persona.
  • Disculparte
  • Pedir ayuda.
  • Participar
  • Dar instrucciones o seguir instrucciones.
  • Afrontar criticas
  • Convencer a los demás.
  • Dar tu opinión sobre lo que piensas con respecto a algo.

A las habilidades sociales avanzadas podemos añadir:

  • Habilidades afectivas, como conocer nuestros propios sentimientos y de los demás, enfrentarnos con el enfado de otros, animar a otra persona, etc.
  • Habilidades alternativas a la agresión, como compartir algo, negociar, autocontrol emocional, defender nuestros derechos, evitar peleas, etc.
  • Habilidades para hacer frente al estrés, como saber responder y formular una queja, enfrentarse a opiniones contradictorias, hacer frente a las presiones del grupo, etc.

Hay que tener en cuenta que es necesario aprender primero las habilidades sociales básicas, antes de desarrollar las avanzadas. En las habilidades avanzadas es importante nuestra autoestima, la asertividad, la inteligencia emocional y la empatía.

¿Cómo mejorar las habilidades sociales?

Muchos de nosotros nos sentimos desubicados o defraudados en ciertas situaciones sociales.

Como se ha indicado anteriormente es necesario desarrollar habilidades sociales para conseguir unas relaciones sociales óptimas, y por eso es importante:

  • adquirir confianza,
  • desarrollar mayor asertividad,
  • trabajar nuestra autoestima para expresarnos con firmeza y efectividad,
  • manejar técnicas de autocontrol emocional,
  • trabajar nuestra inteligencia emocional,
  • y saber relajarnos durante diálogos más tensos,

Nos ayudara para conseguir unas relaciones satisfactorias con los demás.

La importancia de la asertividad

Mucha gente se queja por su vida social y personal, sintiéndose demasiado pasivos, agresivos u hostiles en el manejo de sus problemas interpersonales.

Al carecer de asertividad, podemos afrontar las situaciones de manera pasiva, evitándolas y accediendo a las necesidades de los demás o, al contrario, caer en la agresividad infringiendo los derechos de los demás.

Para adquirir habilidades sociales, en primer lugar, es necesario en desarrollar “argumentos asertivos” de aplicación en diversos conflictos interpersonales y ensayar esos argumentos y entregarlos con voz expresiva y lenguaje corporal.

  1. La carencia de asertividad es la causa decisiva de los sentimientos de inquietud y desubicación.
  2. La asertividad es producto de un juego de actitudes aprendidas y habilidades de comunicación pasible de cambiar y de mejorar.

Una gran parte de nuestro comportamiento deseable o indeseable depende de las experiencias de la educación o el aprendizaje. Y nuestro aprendizaje continúa en razón de que nos vamos adaptando constantemente al medio tan cambiante. El ser humano puede modificar y aprender nuevas formas que servirán para remplazar las anteriores y menos productivas.

¿CÓMO SABER SI ERES UNA PERSONA ASERTIVA?

El término asertivo tiene varias connotaciones:

  • Habilidad para expresar sentimientos
  • Elegir como actuar
  • Elegir como defender los derechos en el momento adecuado
  • Discrepar cuando se piensa que es importante hacerlo
  • Realzar la autoestima
  • Ayudar a desarrollar la autoconfianza
  • Llevar a cabo planes para modificar el propio comportamiento
  • Solicitar a los demás que cambien su conducta ofensiva.

Para mejorar tus capacidades sociales y ser una persona asertiva, puedes partir de las siguientes reglas:

  • Usar un habla expresiva. Expresa tus gustos e intereses personales espontáneamente y con precisión. P. ej. Me gusta esta comida. Me encanta como te vistes. Yo pienso…, cuando se considere conveniente.
  • Habla de ti mismo. Puedes simplemente mencionar tus logros cuando consideres que vale la pena hacerlo.
  • Saluda cordialmente.
  • Acepta los cumplidos en el lugar de discrepar de ellos.
  • Usar el lenguaje facial apropiadamente.
  • Discrepa de forma pacífica.
  • Solicita aclaraciones y pregunta por qué.
  • Expresa activamente tu desacuerdo.
  • Defiende tus derechos.
  • Sé persistente.
  • Evita justificar cada opinión.

Al ser asertivo puedes aprender a negociar con respecto soluciones mutuamente satisfactorias en una gran variedad de problemas interpersonales. Nuestros derechos humanos surgen de la idea de que todos fuimos creados de igual manera en un sentido moral y debemos tratarnos unos a otros como iguales.

Hay 4 fases en el desarrollo y aprendizaje de comportamientos más asertivos:

  1. Proyectar: Recuerda y proyéctate en anteriores situaciones conflictivas en las cuales fracaso el afirmarte, para ver cuáles son los aspectos situacionales más comunes. (identificación de quién, cuándo y qué)
  2. Analizar: Analiza el grado de amenaza y desconcierto que sientas en esas situaciones postergantes y elige una escena de “medio amenaza” especifica, como enfoque inmediato para tu programa de auto mejoramiento (evalúa la incomodidad en situaciones intimidantes con detalle y piensa cómo enfocar los esfuerzos para llegar a ser más asertivos)
  3. Reflexionar: Observa críticamente tu conducta para comprobar qué emociones, afirmaciones negativas y autoimágenes mantienen tu falta de asertividad en la “escena-problema” y qué podrías hacer para cambiarlas (Examen de las reacciones emocionales y sentimientos. Pensar racionalmente acerca de las consecuencias de la asertividad)
  4. Exprésate: Finalmente, planifica un argumento o mensaje para remediar tu situación problematizada y aprende a expresarte de una manera afirmativa.

Algunas estrategias específicas para relacionarte con los demás de forma más asertiva, que pueden ayudar a mejorar tus habilidades sociales:

  1. Ser más objetivo en la observación de los demás y de uno mismo en ciertas situaciones.
  2. Planificar una campaña para establecer contratos para cambios favorables de comportamiento en ti y en otros.
  3. Expresarte con lenguaje asertivo, voz cualificada y movimientos corporales adecuados a la circunstancia.
  4. Continuidad en las consecuencias del contrato que has negociado con otra persona.
  5. Manéjate en situaciones ocasionales cruciales cuando interactúas con una persona ofensiva.

La importancia de nuestra autoestima

En segundo lugar, podemos mejorar nuestra autoestima. Mucha gente que se siente desubicada manifiesta un negativo concepto de sí misma. A lo largo de sus vidas se han autoeducado como tímida, inepta o pasiva…”soy demasiado débil”…”soy estúpida”…”nunca podría hablar delante de toda esta gente”…mediante, un acercamiento sistemático al pensamiento positivo con respecto a uno mismo, comenzaras a mejorar la autoimagen y ser más asertivo. Eso nos va a ayudar en mejorar nuestras habilidades sociales.

¿TIENES UNA BUENA AUTOESTIMA?

La gente pone típicamente tres grandes obstáculos entre ella y la meta de asertividad:

  • Imagen negativa de sí misma
  • Temor impuesto a las situaciones conflictivas
  • Incapacidad de comunicación

NUESTRA AUTOESTIMA O NUESTRO AUTOCONCEPTO ES UN PRODUCTO DE LA EXPERIENCIA.

Todos adquirimos nuestro autoconcepto casi del mismo modo, a medida que crecemos nuestro padres, maestros y demás adultos nos imparten por medio de reglas, hábitos, valores y formas de conducta correspondientes a su cultura. Estas normas nos dicen qué comportamientos se consideran apropiados y vamos desarrollando la imagen que tenemos de nosotros mismos.

De ser o no ser asertivo está determinado por nuestro autoconcepto, por el cuadro mental (consciente o inconsciente) que mantenemos de nuestras fortalezas, nuestras debilidades y de nuestra personalidad. Nuestro autoconcepto suele revelarse en la forma como nos comparamos con las personas de relevancia que nos rodean.

Hacemos tales autojuicios no solamente con respecto a nuestras habilidades en los deportes, las artes y lo cultural, sino también, al respecto a nuestra adaptación social y personal al medio al que pertenecemos. Podemos decir que tu autoconcepto se halla envuelto en un juego de descripciones e imágenes, de escenas de logros positivos o escenas de fracasos.

Tus autoevaluaciones son importantes porque influyen sobre la mayor parte de las áreas de tu comportamiento y defiende los límites de lo que intentas. Probablemente evitas las actividades en las que tú autoconcepto y autoestima, predicen que puedes hacer un desempeño tan negativo, como para sentirte humillado. El efecto de un autoconcepto negativo conduce, generalmente, a limitar lo que queremos probar, frustrando oportunidades de crecimiento y goce.

Mucha gente se encuentra aplastada por imágenes de fracasos experimentados en sus enfrentamientos sociales. Las imágenes que impiden que la gente adquiera asertividad se basan en recuerdos de debilidades y fracasos anteriores, así como atascamientos en situaciones específicas.

En suma, las manifestaciones y las imágenes negativas inhiben continuamente a las personas no asertivas. Por concentrarse en evaluaciones negativas de su persona, estas personas pierden valiosas oportunidades de crecimiento y goce de las situaciones que envuelven su vida.

Para lograr ser asertivo debes ser dueño de un autoconcepto positivo y autoestima sana y creer que puedes actuar efectivamente. Prepararte para la auto confirmación, es un proceso que posibilita el logro de llegar a la autogestión efectiva.

Uno de los frecuentes resultados de la falta de asertividad y problemas de autoestima es la frustración, la depresión o ambos.

Enfrentamiento a las tensiones y temor de ansiedad, y aprender a relajarse de forma progresiva.

Si nos sentimos postergados, sofocados, desconcertados y explotados, pueden llegar a aparecer sentimientos disfuncionales como soledad, depresión, timidez, sensación de desamparo, ansiedad, etc.

Es importante defender tus derechos y negociar productivamente con aquellos que puedan o quieran saltarlos. La meta que perseguimos cuando hacemos ejercicios de habilidades sociales, es la de desarrollar una mejor autogestión, promoviendo los valores de progreso y realización personal de cada uno.

La autogestión es, en realidad, un estilo de vida que descansa en valores humanísticos, particularmente en la idea de que cada individuo debe asumir una responsabilidad por la calidad de sus relaciones con los demás.

¿CÓMO CONTROLAR LAS TENSIONES Y EMOCIONES?

Las personas no asertivas se sienten muchas veces “demasiada emotividad” o tienen la sensación de “no controlar” las emociones y en sus situaciones sociales conflictivas. Sus emociones se disparan incontroladamente.

Las emociones pueden impedir ser asertivo. Una reacción emocional integrada, tal como la ansiedad social, tiene cuatro aspectos:

  • La situación ambiental
  • Tus reacciones físicas
  • Tu comportamiento exterior
  • Tu comportamiento intimo

En algún momento de nuestra vida todos debemos afrontar el estrés o la tensión emocional. Una persona con capacidad de actuar asertivamente cuando se lo proponga, tiene que saber afrontar triunfalmente los conflictos interpersonales.

Una buena forma de evitar que las emociones se lleven lo mejor de nosotros, y de aliviar estrés y las tensiones emergentes de un estilo de vida lleno de presiones, consiste en participar de un proceso conocido como la “Relajación Progresiva”.

La tensión muscular se halla siempre presente en las personas ansiosas. La preocupación, la ansiedad, la irritabilidad, la impaciencia generan tensión en los músculos. Hay una variedad de ejercicios de técnicas de relajación que ensañan aprender en reducir las tensiones con una simple técnica de relajar progresivamente los músculos afectados. La relajación muscular contribuía en alto grado a controlar las emociones y desensibilizase ante la ansiedad y situaciones estresantes.

Con estas técnicas de relajación y cierta práctica la mayoría de las personas incrementaran su capacidad para manejar situaciones tensionales.

Fuente: Centro Manuel Escudero

También te puede interesar:

‘Me quiero morir’, que hacer cuando te sientes desesperanzado

Cómo combatir el insomnio

Metacognición, definición del concepto y teórias

Compartir este post en:

0 responses on "PSICOLOGÍA: ¿Qué son las habilidades sociales? (1/2)"

Leave a Message

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

© Instituto INFODECH – Todos los derechos reservados

X