PSICOLOGÍA: 14 estrategias para mejorar nuestras habilidades sociales (2/2)

  1. Aprender a activar la mirada: Resulta muy instructivo observar qué te parece una persona y cómo reacciona ante de ti. Muchas personas piensan que miran directamente a los demás, pero no es así.
  2. Iniciar un saludo correctamente con atención plena: Aunque la mayoría de nosotros quisiera manejarse cordialmente, solemos evitar la relación social porque tememos ser rechazados.
  3. Dar y aceptar cumplidos auténticos: Recompensar a las demás personas es una forma de manifestarles que valoras su amistad, que disfrutas de su compañía y que quieres que se sientan felices. Una de las formas más comunes es la de dar cumplidos. Desgraciadamente, muchas personas suelen omitir el animar a alguien que brinda un genuino cumplido. Aprende a aceptar los cumplidos auténticos y a recompensar a tu interlocutor. También se da el caso de que necesites aprender a hacer cumplidos a los demás de forma adecuada.
  4. Solicitar una aclaración: A veces no acertamos a interpretar los comentarios que alguien hace a nuestro respecto y no estamos de todo seguro de lo que nos dijo, pero sí advertimos que tales comentarios nos hacen sentir inquietos. Es importante aprender a pedir a los demás la aclaración de manifestaciones enigmáticas o incomprensibles. En ocasiones hay personas que sueltan indirectas agresivas, pero se aturullan cuando se les pides aclarar lo que han dicho y decir exactamente lo que pretenden. Aunque el reeducarse con un criterio confiable puede resultar importante para nuestro desarrollo, estos críticos suelen pecar de poco informados o incapaces de sostener las opiniones. La gente asertiva puede aceptar y hacer uso de las críticas para modificarse cuando sea apropiado hacerlo.
  5. Solicitar ayuda: ¿Te sientes saturado de trabajo y te gustaría que otros te ayuden?  ¿Puedes solicitar ayuda sin sentirte culpable o temeroso? Un importante comportamiento asertivo se refiere al hecho de solicitar ayuda cuando uno se siente sobrecargado de trabajo.
  6. Manifestar tus legítimos derechos: Por ejemplo: María se sentía culpable porque pensaba que su intolerancia por pequeñas cosas era irrazonable. Escribiéndolas y compartiéndolas con otras personas comprendió que ella no era tan mezquina como suponía, sino que tenía derecho a expresarse con respecto a las cosas, grandes o pequeñas.
  7. Participar en conversaciones: Si tienes dificultad para entablar una conversación, existe una gran cantidad de ejercicios que ayudan para llevar la conversación hacia temas de tu dominio. Es un arte contar una experiencia o desarrollar una opinión. Si quieres dar una opinión es conveniente que la opinión sea debidamente documentada. Las conversaciones se realizan en 3 niveles distintos, es importante saber qué nivel usar en cada situación (Explicado más adelante).
  8. Usar un lenguaje corporal que diga “sí o no” según sea necesario: Para llegar a la asertividad debes estar atento a los mensajes que tu cuerpo pueda emitir. Por medio de las expresiones faciales y los movimientos del cuerpo solemos trasmitir temor, preocupación, tristeza, sorpresa, sospecha, felicidad,… Este lenguaje corporal produce un fuerte impacto en los demás. Con el fin de estudiar tu lenguaje corporal observa qué hace tu cuerpo y qué efecto tienen tu postura, tus movimientos, tus gestos y tus expresiones faciales en las personas con las que hablas.
  9. Abandonar la autojustificación: Las personas pasivas, poco asertivas, piensan que están obligadas a justificar cada opinión o manifestación que hacen con argumentos racionales. Cuando alguien las cuestiona o las critica, se sienten obligadas a defenderse con prolongadas razones. Aunque el dar razones es una práctica educacional valiosa, tiene un valor limitado en las relaciones interpersonales, en las cuales los sentimientos y los derechos son tan importantes como las razones. Tenemos todo el derecho en decir: “Yo pienso de esa manera”.
  10. Usar un lenguaje expresivo para demostrar nuestros sentimientos: Las personas tímidas raramente hablan expresivamente con respecto a sus sentimientos, a causa de lo cual aparecen como descoloridas y con falta de interés. En consecuencia, tienen grandes dificultades para hacer amigos. La amistad tiende a desarrollarse por medio de autorrevelaciones mutuas, aceptando y retribuyendo información autorrelevante proporcionada por la otra persona y dando información similar al interlocutor. Esta autoinformación consiste especialmente en manifestaciones concernientes a nuestra vida y nuestras metas, como también a las opiniones, las ideas y los sentimientos. A la gente que no sabe cómo expresar sus sentimientos, se les suele identificar como “introvertidos” o “fríos”. Se puede practicar la expresión abierta de los sentimientos.
  11. Un nuevo enfoque para afrontar los conflictos interpersonales: Podemos aprender a analizar los conflictos y determinar nuestras necesidades y derechos, proponer soluciones y, si fuere necesario, negociar un contrato. En los conflictos con otras personas tienes 3 opciones básicas:
    • Someterse
    • Pelear
    • Negociar una solución satisfactoriaTe recomendamos que trates de negociar soluciones a los conflictos interpersonales. La negociación es un proceso mediante el cual las partes en conflicto llegan a un acuerdo estipulando las “acciones” específicas que cada parte se compromete a realizar en retribución por determinados “productos o servicios”.Aunque todos debemos enfrentar numerosas situaciones semejantes en un momento u otro, no existe un guion estándar para el propio problema sin aporte alguno de nuestra parte. Cada uno desarrolla su propio guion utilizando su estilo siguiendo las reglas del mensaje asertivo.Saber cómo negociar y resolver problemas, de manera que todos ganen algo, es una forma humana de equilibrar fuerzas.De todas maneras, existen una gran cantidad de ejercicios que nos ayudan negociar efectivamente y analizar lo que ocurre en cada situación.
  12. Parecer y sentirse asertivo: Nos enfocamos en la manera como te paras, miras, caminas y hablas y sugerimos la forma de mejorarla de manera que comuniques poder y firmeza.
  13. Hacer amistades: Todos nos preguntamos a veces de qué manera podemos hacer amistades con la gente que nos atrae. Algunas personas parecen lograrlo con gracia y facilidad, mientras que otras tropiezan con grandes dificultades.
    Investigaciones sobre qué factores influyen sobre nuestro juicio en relación han descubierto que tenemos tendencia a lo que nos gusten quienes:
    • Tienen creencias, intereses y valores básicos similares a los nuestros;
    • Tienen talento en alguna especialidad intelectual, social o atlética que valoramos;
    • Tienen cualidades personales “admirables” o alegres como honestidad, bondad, lealtad, tolerancia;
    • Gustan de nosotros.Estos son los factores encajados todos en una “base general de gratificación” de mutuo agrado, ya que generalmente gustamos a la gente que nos gratifica y cuya gratificación significa algo de valor.
  14. Desarrollar habilidades de conversación
  • Niveles de conversación. Hay tres niveles de conversación, que siguen un orden predeterminado. No se puede pasar de nivel antes de pasar por el anterior. Los niveles son:
    • Conversación Intrascendente.
    • Conversación Personal
    • Conversación Emocional
    • Apertura de conversación. Se realiza por medio de preguntas, como por ejemplo: Preguntas concretas con respecto a circunstancias generales. P. ej. ¿Qué hora es? Preguntas concretas y ligeramente personales. P. ej. ¿De dónde es usted? Preguntas relativas a sentimientos, razones, motivaciones y sensaciones de carácter personal que promueven respuestas subjetivas y personales. P.ej. ¿Qué piensa de la escuela? Es importante aprender a identificar y hacer estos tres tipos de preguntas.
    • Preguntas abiertas y preguntas cerradas: Aprenda a hacer preguntas abiertas que lleven a la otra persona a describir detalladamente las situaciones correspondientes. ¿Qué planes tienes para el año próximo? Ello contrasta con las preguntas “cerradas” que son respondidas con una sola palabra. ¿Está abierto el metro? Las preguntas abiertas tienen varias funciones como:
      • Expresan a la otra persona tu interés y tu atención por ella
      • La gente gusta responder a tales preguntas por cuanto le agrada hablar de sí mismo o de los temas que les interesan.
      • Sus respuestas te informan de sus gustos, metas y desagrados.
    • Compartir las autorrevelaciones: Las buenas conversaciones se desarrollan acorde con reacciones progresivas emergentes de autorrevelaciones de cada una de las partes.
    • Estancamientos en las conversaciones: Los temas de conversación como el tiempo o una película, tienen generalmente una leve duración. Se llega a un estancamiento cuando ya no tienes nada que decir al respecto. Podemos rescatar la conversación en retornar a algún tema anterior de la conversación o usar una frase de transición que conduce a un nuevo tema. P. ej. Bueno hace un momento pensaba…
    • Aprender a escuchar: Para llegar ser un buen conversador se debe comenzar por ser un buen oyente. Escuchar forma parte de una conducta pasiva. Siguiendo al menos un par de reglas puedes llegar a ser un buen escucha.
      • El lenguaje corporal, debe comunicar que estás realmente interesado;
      • No interrumpir, a menos que piensas que el otro se manifiesta demasiado ofensivo, pesado o descortés.
    • Cómo terminar una conversación: Algunas fórmulas a las que la gente recurre para señalar el fin de una conversación:
      • Resumiendo: Entonces ¿lo tendrá para la semana que viene?
      • Destacar la despedida: Tengo que hacer ahora…
      • Indicar reciprocidad: Bien, ha sido un placer hablar contigo…
      • Indicar continuidad: Espero verlo pronto…
      También acompaña el lenguaje corporal para expresar tu mensaje.

Cómo enseñar habilidades sociales a niños y adolescentes

Aunque en niños pequeños este proceso suele producirse inconscientemente, también es posible realizarlo voluntariamente a través de algún programa de formación en habilidades sociales. Sabemos que muchos niños y adolescentes tienen pocos conocimientos de habilidades sociales para interactuar de manera correcta con los demás. Pero como anteriormente comentado, las habilidades sociales se pueden desarrollar. Hemos enumerado unas estrategias que ayudan en aprender habilidades sociales correctas:

  1. Seleccionar una sola habilidad social. Por ejemplo, emprender a saludar correctamente.
  2. Hablar sobre la necesidad de las habilidades sociales para que entiendan porque son importantes.
  3. Enseñar la habilidad, como por ejemplo aprender a relajarse.
  4. Hacer pausas y reflexionar.
  5. Poner en práctica la habilidad, por ejemplo, realizar una conversación con enfoque de asertividad.
  6. Revisar y pensar, hablar de situaciones específicos. ¿Qué podemos mejorar?

En resumen: Una adecuada puesta en práctica de las habilidades sociales es beneficiosa para aprender a expresarte mejor y comprender a otras personas, tener en cuenta las necesidades, sentimientos ajenos e intereses de los demás, intentar encontrar la solución más satisfactoria para ambas partes ante un problema, lograr nuestros objetivos o ser solidario. Son cosas fundamentales si queremos vivir en sociedad.

Las habilidades sociales se pueden practicar a través de ejercicios, cuanto más se ejercite, mayor será la ayuda que se brinde a sí mismo, se logra mayor habilidad, estarás en condiciones de desempeñarte en relaciones más equilibradas y ganaras en confianza y autoestima a la hora de solucionar problemas interpersonales, además de enriquecer tu calidad de vida.

Fuente: Centro Manuel Escudero

También te puede interesar:

‘Me quiero morir’, que hacer cuando te sientes desesperanzado

Cómo combatir el insomnio

Metacognición, definición del concepto y teórias

Compartir este post en:

0 responses on "PSICOLOGÍA: 14 estrategias para mejorar nuestras habilidades sociales (2/2)"

Leave a Message

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

© Instituto INFODECH – Todos los derechos reservados

X